La hermosa y el espejo /La ermósa i el espéxo/

Anarda la bella /Anáɾda la béʝa /
tenía un amigo /tenía un amígo/
con quien consultaba /kon kien konsultába/
todos sus caprichos: /todos sus kapɾítʃos:/
Colores de moda, /kolóɾes de móda,/
más o menos vivos, /más o ménos bíbos,/
plumas, sombreretes, /plúmasˌsombɾeɾetesˌ/
lunares y rizos /lunáɾes i rísos/
jamás en su adorno /xamás en su adóɾno/
fueron admitidos, /fuéɾon admitídos,/
si él no la decía: /si él no la desía:/
Gracioso, bonito. /Grasióso,boníto./
Cuando su hermosura, /Kuándo su eɾmosúɾa,/
llena de atractivo, /ʝena de atraktíbo,/
en sus verdes años /en sus béɾdes áɲos/
tenía más brillo, /tenía mas bríʝo,/
traidoras la roban /traidóɾas la róban/
(ni acierto a decirlo) /(ni asiérto a desíɾlo)/
las negras viruelas /las négras biɾuélas/
sus gracias y hechizos. /sus grasias i etʃisos./
Llegose al espejo: /ʝégose al espéxo:/
Éste era su amigo; /èste eɾa su amígo;/
y como se jacta /i kómo se xakta/
de fiel y sencillo, /de fiél i sensíʝo,/
lisa y llanamente /lísa i ʝanaménte/
la verdad la dijo. /la berdád la díjo./
Anarda, furiosa, /Anarda, fuɾiósa,/
casi sin sentido, /kási sin sentído,/
le vuelve la espalda, /le buélbe la espálda,/
dando mil quejidos. /dando mil kexídos./
Desde aquel instante /Desde akél instante/
cuentan que no quiso /kuéntan ke no kíso/
volver a consultas /bolbér a konsúltas/
con el señor mío. /kon el seɲóɾ mío./
«Escúchame, Anarda: /”Eskútʃame, Anarda:/
Si buscas amigos /Si búskas amígos/
que te representen /ke te repɾesénten/
tus gracias y hechizos, /tus grásias i etʃísos,/
mas que no te adviertan /mas ke no te adbiértan/
defectos y aún vicios, /deféktos i aun bísios,/
de aquellos que nadie /de akéʝos ke nadie/
conoce en sí mismo, /konóse en sí mísmo,/
dime, ¿de qué modo /díme,¿de ké módo/
podrás corregirlos?» /podrás corexíɾlos?”/