La prescripción y la descripción son dos enfoques posibles en la redacción de una gramática. La mayoría de las gramáticas tradicionales en la enseñanza de una lengua sigue un enfoque prescriptivo. Este enfoque suele enumerar formas lingüísticas, y clasificarlas como correctas e incorrectas. En cambio, el enfoque descriptivo, se utiliza en la lingüística teórica y pretende dar una caracterización, lo más completa posible, de las formas usadas en una comunidad lingüística y tentar de explicar porque ciertas formas no ocurren o son consideradas inapropiadas por los hablantes de una lengua.