Este cuento está centrado sobre las distintas caras de la luna. Cada etapa de su ciclo representa un estado de ánimo distinto por el protagonista de la história, llamado Antón.

él es un astrónomo que tiene una grande pasión por la luna, de echo ama mirarla y conoce muy bien a todos sus fenómenos que se pueden contemplar de la Tierra. Sin embargo, él se desespera mucho a la llegada de cada 28 días, cuando, con la luna nueva, esta desaparece. él quiere poder mirarla siempre durante el año; así decide partir para buscar a alguien que pueda ayudarlo. él quiere encontrar a una persona que sabe congelar para siempre la imagen de la luna llena.

Después haber visitado muchos países y haber escuchado las histórias de las diversas personas que ha encontrado durante su viaje, Antón se olvida de su dolor y empieza comprender la belleza de la diversidad de la gente en las que había reconocido siempre la misma cara, la suya propia. A partir de este momento aprende a reconocer la luna llena en todas sus caras.

La belleza de este satélite se puede contemplar, entonces, en su movimiento; lo que más fascina de la luna es su diversidad en varios periodos de tiempo, así como la diversidad de cada persona la hace especial.